Warriors golpea a lo grande en el primer partido con un tremendo Durant

Warriors golpea a lo grande en el primer partido con un tremendo Durant

La primera en la frente. ¡Menuda exhibición de baloncesto de Golden State Warriors y menuda apertura de un Kevin Durant hambriento de triunfo! Las Finales de la NBA arrancaron con un primer cuarto extraordinario, pero tras el descanso el equipo local rompió el partido.

Durant se exhibió en la primera parte y Stephen Curry apuntilló a los Cavs tras el descanso, momento en el que Warriors ofreció su mejor versión defensiva para bordar el baloncesto. Con algunos datos reveladores más allá de los 38 puntos de Durant y los 28 de Curry. ¡Porque Golden State solo perdió 4 balones y Cleveland no robó uno solo en los 48 minutos de juego!

Warriors 113 Cavaliers 91 (1-0)

Demostración de fuerza de Golden State, que ganó por 22 puntos para seguir invicto en los actuales playoffs con una marca de 13-0. El ritmo de juego infernal de los locales ahogó la resistencia de Cleveland a pesar de los esfuerzos sobrehumanos de LeBron James por mantener a su equipo a flote.

Una relación de datos basta para marcar el abismo que separó a ambos equipos. Warriors finalizó el encuentro con 31 asistencias, 12 robos y solo 4 pérdidas, constituyendo esta última cifra un récord en la historia de las Finales. Cavaliers, mientras, hacía 15 asistencias, 0 robos y 20 pérdidas. Dos mundos. Un contraste salvaje.

El partido arrancó con un cuarto extraordinario que acabó 35-30 tras un triple de Andre Iguodala sobre la bocina. Poco importó que el local Draymond Green se metiera pronto en faltas o que las Finales arrancaran con un gran tono físico pero poco acierto ofensivo. Eso duró apenas un abrir y cerrar de ojos, ya que el cuarto en general ofreció todas las maravillas que el espectador esperaba de estas Finales.

Ya desde el principio se atisbó un extraordinario duelo entre Kevin Durant y LeBron James, que a las primeras de cambio se convirtió en el primer jugador de la historia en alcanzar los 6.000 puntos en playoffs.

El segundo cuarto empezó a marcar algunas diferencias a favor de Warriors, pero Cleveland aguantó como pudo el tono en líneas generales. Ya parecía entonces que Golden State era un equipo ilimitado y que Cleveland era un gran conjunto sostenido por el poder imparable de LeBron James, dos conceptos que habrían de desembocar en la victoria local.

Cuando la pista se hacía grande y los equipos corrían, Warriors no tenía rival. LeBron sostenía como podía a su equipo y al descanso se llegó con 60-52. Para entonces, Warriors había capturado 11 rebotes ofensivos y llevaba una relación de… ¡20 asistencias y 1 pérdida! Lo nunca visto. Cavs había perdido ya por entonces 12 balones.

Durant llegó al descanso con 23 puntos y 6 asistencias, Curry le secundaba y jugadores como Draymond Green (0 puntos), Klay Thompson (errático en el tiro) y Andre Iguodala (aportando desde el primer momento) contribuían con su trabajo en defensa, y mucho. En Cleveland, 19 puntos y 11 rebotes de LeBron, que había perdido 7 balones, 17 puntos de Kyrie Irving y 12 rebotes y 3 tapones de Kevin Love.

La suplencia local mucho mejor que la visitante, con Golden State haciendo mucho más daño en las penetraciones que en el tiro de perímetro.

Y llegó el tercer cuarto y se acabó el partido. Los de Mike Brown pusieron la directa desde el principio con un triple de Durant y un 2+1 inconcluso de Zaza Pachulia. Luego vino la borrachera ofensiva de Stephen Curry. Todo ello con una defensa excepcional que dejó en blanco a Cleveland en los primeros 4 minutos del tercer cuarto.

Con esos mimbres, parcial de 13-0 y 73-52 en el marcador. Partido roto. Los Cavs reaccionaron hasta ponerse a 12 puntos (80-68), pero ahí vino otro tirón local. 

La secuencia resultó sobrecogedora: Durant llegó a los 30 puntos, le puso un tapón a LeBron James, Curry metió un triple a reglón seguido, LeBron erró 2 tiros libres y Draymond Green fabricó un 2+1 para estrenarse como anotador. De repente, 90-68 en el marcador. Poco después, triple del propio Green para la máxima ventaja: 93-69. Y al final del tercer cuarto, 93-72.

El último cuarto fue un simple trámite. La madre de Kevin Durant disfrutaba en la grada, los locales se divertían, los visitantes se mostraban impotentes y el partido acababa con dominio incontestable de Warriors.

Durant sumaba 38 puntos, 8 rebotes, 8 asistencias y 0 pérdidas estando por encima del 50% en el tiro, Curry se iba a 28 tantos, 10 asistencias y 6 triples, los interiores Pachulia y JaVale McGee habían aportado con minutos muy limitados, Draymond Green había defendido ferozmente, Iggy había estado siempre ahí y poco importaba el 3 de 16 en el tiro de Klay Thompson.

Los Cavaliers se iban con un 34,9% en el tiro. LeBron sumaba 28 puntos, 15 rebotes, 8 asistencias y 8 pérdidas, Irving hacía 24 tantos, Love se iba a 15 con 21 rebotes y 3 tapones… pero decepcionaban profundamente jugadores como Tristan Thompson, J.R. Smith, Kyle Korver o Deron Williams.

via Hispanos NBA

About The Author

SportLover!!

Related posts

Leave a Reply